banner-caliente

3erinforme

foto-robertos

Noticias destacadas de Tijuana

  • Culpables los usuarios: tiramos 35% de comida y 33% del agua traída de Mexicali
  • En una lógica trágica, el plástico es mensajero incomprendido: José Carmelo Zavala

Tijuana, B. C., a 24 de marzo de 2019.- La sociedad se escandaliza al ver fotos de aves, peces y otras especies marinas muertas a causa de residuos plásticos, pero no se asusta del uso irresponsable que hacemos como usuarios, el culpable es el mal manejo post consumo de envases y embalajes, no el plástico, que sólo es un mensajero incomprendido.

Así lo remarcó el ingeniero José Carmelo Zavala Álvarez, director del Centro de Innovación y Gestión Ambiental (CIGA), recordando que el plástico fue inventado por la inteligencia y ahora es condenado por incomprensión, cuando únicamente vino como un mensajero despiadado a decir o a reiterar algo que se está haciendo muy mal.

“Al ser tan barato y no ser biodegradable, el plástico abunda y se usa en la elaboración de gran diversidad de productos, pero al ver los efectos del mal manejo de residuos como los popotes, botellas y bolsas desechables nuestra torpe reacción es: ¡Maldito plástico, no eres biodegradable! Creo que hay una lógica trágica y un mensajero incomprendido”, consideró.

El plástico, añadió, nos estrella en la cara y el estómago la realidad, la naturaleza arrastra residuos plásticos hasta los océanos intentando cerrar los círculos que no hemos cerrado los seres humanos con un sistema tecnológico, trayendo islas flotantes y la muerte de tortugas, aves, peces y otras especies, además de pluviales tapados en las ciudades.

De ser un material virtuoso que desplazó a otros usados en envases y embalajes, hoy parece que viene la revancha del papel y el cartón,agregó Zavala Álvarez, uno de los 300 expertos mexicanos egresados del Programa LEAD, con sede en el Colegio de México, reconocidos líderes comprometidos con el medio ambiente y el desarrollo sustentable.

El experto en gestión estratégica del desarrollo opinó que hoy parece llegar la revancha de la celulosa, de la madera y los árboles; de los textiles, el algodón también es celulosa y de las fibras sintéticas que también son plástico; de los metales; del cuero hecho con pieles de animales; del vidrio, hecho con arena de arroyos y no biodegradable.

“Todos los materiales de envases y embalajes pueden tener pecados de nacimiento y un pasado obscuro, pero ¿Y si el material no fuera culpable? ¿Y si el culpable es el usuario, si es el manejo? ¿Y si el plástico está siendo condenado por barato? El plástico es el recado del mal manejo, la lección que nos dice: estás manejando muy mal los residuos”, comentó.

Zavala Álvarez agregó que el plástico llega a los océanos y forma gigantescas islas de “basura” flotante, pero la naturaleza necia y sabia intenta cerrar el círculo que los humanos se niegan, por eso micro plásticos entran cruelmente a la cadena alimenticia de especies marinas, pero el problema es el mal manejo de estos residuos por parte de la sociedad.

“Tiramos el 35% de los alimentos producidos, un insulto en México por la pobreza extrema; hay alerta en Estados Unidos y Canadá por ser material biodegradable que llega a océanos y ríos destruyendo la vida acuática. ¿La medida lógica sería prohibir los alimentos, dejar de producirlos? Claro que no, lo lógico es evitar que se tire la comida, prohibir el desperdicio, lograr un mejor manejo para evitar este derroche inhumano y grosero”, ejemplificó.

Los alimentos, continuó, no tienen la culpa de aspectos realidades como el mal manejo, el almacén, la cadena de frío, la distribución ineficiente, el mal manejo de inventarios, en esto es en lo que hay que enfocarnos y mejorarlo, porque el desperdicio también se da con otros recursos, como el agua, mucha se pierde luego de traerla a Tijuana desde Mexicali.

“Tiramos el 33% del agua que nos envían desde el Valle de Mexicali, importada de la Cuenca del Río Colorado a la Cuenca del Río Tijuana, pérdidas inexplicables en el acueducto se suman a pérdidas en la distribución urbana. ¿Qué nos dice una lógica inteligente? ¿Debemos prohibir el agua? Por supuesto que no, lo que procede es evitar fugas, hacer un uso eficiente, un consumo responsable”, destacó.

Añadió que debe impulsarse el tratamiento y reúso para mejorar un inventario de seguridad, así como aumentar la capacidad de almacén, usando la Presa Rodríguez; además deben buscarse otras fuentes y sí desalar por ósmosis inversa con una planta en Playas de Rosarito, pero sin brincarse el uso eficiente, el reúso y la reparación de fugas.

“Para el manejo de residuos tenemos bastantes opciones que hay que impulsar, pero en Tijuana ya hay algunas experiencias con éxito parcial: reducir, reusar, reciclar, economía circular, separación, envases y embalajes universales, ecodiseño, acopio diferenciado, mercado de residuos, ciclo de vida, responsabilidad extendida, residuos cero”, ejemplificó.

Tal vez, finalizó, ya está aquí el fruto del trabajo de actores sociales, grupos ambientales y organizaciones internacionales, con una educación ambiental que está construyendo una cultura ambiental que exige, que se refleja en una demanda de políticas públicas integrales, coherentes, articuladas y alineadas para alcanzar metas y objetivos de manera eficiente.

Visto 189 veces