TI-edo2018-300x280

2doInforme-a

Noticias destacadas de Tijuana

Octavio Fabela Ballinas
Tijuana.- "Los policías nos sorprendieron porque nos subieron a la camioneta y nos dijeron que nos iban a llevar a bañar y a comer, también me dijeron que me iban a curar mis heridas. Un amigo me dijo que hace dos semanas también lo bañaron y le cortaron el pelo pero no le creí. Estoy feliz porque voy a comer", expresó, Martín, quien fue deportado de Estados Unidos, hace 12 años.

Martín es uno de los que se han beneficiado con la labor altruista que ofrece la iglesia cristiana "Ancla" a través de la "La Regadera" un vehículo adaptado con bañeras donde personas en situación de calle pueden además de la oportunidad de aseo personal, ropa limpia y corte de cabello, atención médica y alimentarse la posibilidad de ingresar en alguno de los 77 centros de rehabilitación de adicciones que funcionan en la ciudad.
El operador de "La Regadera", Felipe Garza quien narra que el proyecto inició debido a un viaje que realizaron integrantes de la iglesia a Costa Rica, donde observaron un vehículo con regaderas en el cual las personas en situación de calle se estaban bañando, "por lo que decidimos construir una camioneta igual aquí en Tijuana para que las personas se puedan bañar". Los trabajos en la unidad comenzaron en febrero y en septiembre iniciaron operaciones.
Entre los beneficiados con el servicio está Ramón quien dijo que fue deportado hace 18 años, actualmente vive en la calle con adicción a la heroína la cual consigue por 25 pesos la dosis, el comenta que conseguir "sus curas" resulta relativamente fácil en la zona norte.
"Mis hijos y mi mujer piensan que yo estoy bien, que gano poco dinero, pero que estoy bien, pero la realidad es que no lo estoy porque no puedo dejar de consumir. Me hace sentir bien, pero me estoy matando. Siempre que llego a un centro voy con la esperanza de cambiar para bien y nada más no puedo", relata.

Visto 187 veces