fiestas de octubre

TI-edo2018-300x280

foto-robertos

Noticias destacadas de Tijuana

Octavio Fabela Ballinas

En conferencia de prensa el director de la institución doctor Clemente Humberto Zúñiga y la jefa del Servicio de Gineco obstetricia Guadalupe Duarte reiteraron que el día 30 de julio a sus 34 semanas de gestación, la menor acudió a revisión prenatal en el Centro de Salud Tijuana, donde se le dio una hoja de referencia por cursar con embarazo de alto riesgo debido a su edad y a que no había llevado un control de embarazo previo.

 

La doctora Duarte aclaró que la menor Iris Arleth no fue sometida a una césara pese a tener un “óbito” como se conoce clínicamente al bebé sin vida antes de nacer, puesto que “la intervención no es la mejor opción, de tal forma que para evitar mayores riesgos para la madre se procede a una extracción vía vaginal”, sin embargo ese procedimiento se complicó y provocó daños en el cuerpo del no nato.

Abundó que la joven llegó al hospital la madrugada de 11 de septiembre presentando dolores y sangrado por lo que se procedió a examinarla y ahí se descubrió que el bebé ya no presentaba signos vitales. Desde julio hasta la fecha, la menor acudió solo a tres revisiones prenatales pese a ser advertida de lo riesgoso de su embarazo no existían antecedentes del seguimiento médico.

Por su parte el director Clemente Humberto Zúñiga explicó que los presuntos movimientos del bebé que asegura la abuela haber palpado se deben a que “el trabajo de parto comienza con contracciones del útero irregulares, y estas contracciones se perciben como movimientos, y es lo que puderono haber percibido la mamá y abuelita”.

Aclaró que este caso, aunque está descrito en la literatura médica, es muy raro y que es la primera vez que sucede en el tiempo que lleva como director del hospital. Aseguró que para evitar mayor trauma a los familiares el cuerpo del bebé y la cabeza desprendida se unen.

Visto 95 veces