banner-caliente

tuvotosehizovaler

foto-robertos

 
 
 La COPARMEX CDMX hizo un llamado al Gobierno Federal para revalorar el papel de la
empresa como principal generadora de riqueza, con medidas que fomenten su
productividad, competitividad y responsabilidad social
 
Ciudad de México, a 13 de agosto de 2019
Certidumbre jurídica y económica en la toma de decisiones de los tres niveles de Gobierno, son la
clave para restablecer la confianza ciudadana y revertir el estancamiento económico en el que se
encuentra nuestro país, destacó el presidente de la COPARMEX Ciudad de México, Jesús Padilla
Zenteno e hizo un llamado al Gobierno Federal a “corregir el rumbo de las decisiones que están
objetivamente limitando la capacidad de crecimiento de la economía”.
En conferencia de prensa esta mañana, Padilla Zenteno analizó los recientes datos económicos
vinculados con la actividad productiva, entre los que se encuentran la estimación del crecimiento
para el cierre del año al 1.1%; apenas el 57.7% de los empleos formales reportados para el mismo
lapso de 2018 y la caída anualizada de la Inversión Fija Bruta del 6.9% en mayo, entre otros
indicadores, destacando que para cambiar el panorama se necesita recuperar la confianza.
El crecimiento de apenas 0.3% del consumo privado (a pesar del incremento en los salarios reales
en el año) se ha visto reflejado en el nivel de confianza del consumidor, que presentó su quinto
mes consecutivo a la baja de 48.6 puntos que obtuvo en febrero a 43.0 en el mes de julio. “Este
índice señala que la población en general cree que la situación económica continuará
deteriorándose en los próximos meses. Ante la incertidumbre, las personas prefieren ser cautas a
la hora de comprar o invertir”.
La misma confianza, observó el empresario, es la que la población en general desea recuperar tras
algunas decisiones que se han tomado a nivel federal como son la ley de extinción de dominio, la
cual “nos preocupa que se tergiverse en el camino y hacer un mal uso de la misma y actuar en
contra de muchos ciudadanos que sin tener nada que ver con algún problema criminal, puedan ser
afectados en su patrimonio”.
Otro caso de desconfianza es el de la llamada “Ley Bonilla” aprobada por los legisladores en Baja
California, la cual sin ir más lejos calificó de “inmoral” y como “un antecedente peligroso para que
en otros estados de la república se intente hacer lo mismo”, al igual que la falta de transparencia
y de un formato de parlamento abierto en el caso de la aprobación de la Ley Ciudadana en el
Ciudad de México, donde el Congreso apresuró su aprobación ante la presión ciudadana y las
sentencias jurisdiccionales que le dieron la razón a los vecinos de la colonia Juárez.
 
“El principal problema que tiene el país hoy, radica en la incertidumbre prácticamente desde la
llegada del nuevo gobierno que ha detonado en problemas de confianza. No es un tema
solamente de inyección de recursos como se anunció desde el Gobierno de la República de casi
500 mil millones de pesos de inversión, el problema no sólo es económico, el tema
sustantivamente es de confianza”.
Padilla Zenteno señaló que en el caso de la Ciudad de México, a diferencia de otros estados de la
República, lleva tres meses de recuperación en las cifras de generación de empleo, sin embargo, al
responder sobre la situación nacional, declaró que ojalá esta austeridad no se convierta en una
“austeresclerosis” que se vaya a convertir en un problema endémico en el país. “La austeridad
también tiene un límite y debe estar en la racionalidad y en la eficacia de su aplicación”.
Por lo que en nombre de los empresarios COPARMEX de la Ciudad de México propuso al Gobierno
Federal los siguientes puntos:
1. Generar señales claras de confianza para la inversión. El discurso recurrente de limitar la
participación del sector privado en muchos sectores de la economía inhibe la iniciativa y la
creatividad, motores del progreso.
2. Retirar todas las iniciativas legales que atentan contra el derecho de propiedad y la libertad de
emprender.
3. Retomar la reforma energética para atraer las inversiones que se requieren en tan importante
sector.
4. Concluir la revisión de los contratos de los gaseoductos que están en suspenso.
5. La presentación en septiembre de un paquete económico realista y equilibrado.
6. Mejorar la calidad y eficiencia del gasto público, que evite recortes sin lógica y programas
sociales sin la debida evaluación.
7. Acelerar el gasto de inversión pública que muestra un rezago importante de acuerdo con el
último informe trimestral de las finanzas públicas.
8. Crear un mecanismo que sustituya al Inadem para apoyar a las pequeñas y medianas empresas.
9. Realizar adecuaciones a la Ley Federal del Trabajo que permitan se perfeccione y complemente
la Reforma Laboral con un marco regulatorio que promueva la paz laboral y la competitividad.
10. Revisar la rentabilidad de proyectos como el Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía, la
refinería de Dos Bocas, la planta de fertilizantes y otros.
Y para dar un ejemplo de que puede caminar de manera conjunta entre el gobierno y la iniciativa
privada, Jesús Padilla Zenteno celebró que el contrato para celebrar el espectáculo de la Fórmula
 
Uno en la capital se haya firmado por tres años más a partir de 2020, porque “es de las buenas
señales que manda el gobierno de la ciudad para alentar la actividad económica y me parece que
este y otros son los indicativos que necesitamos en el sector empresarial para asegurar que al
menos la capital del país no pueda ir de la mano de este rezago que estamos percibiendo a nivel
nacional”, porque la derrama económica será de más de los 15 mil millones de pesos de pesos del
año pasado.
“Es preciso revalorar el papel de la empresa como principal generadora de riqueza con medidas
que fomenten su productividad, competitividad y responsabilidad social”, finalizó.
Visto 39 veces