anapromex300



GobBC2013-2019


foto-robertos

* 50,000 mexicanos están empleados en el sector exportador de acero y aluminio

* Blindar la economía de las familias de los efectos arancelarios debería ser el objetivo del Gobierno mexicano

Inflación, baja de producción y de competitividad son algunos de los problemas que enfrentará la economía mexicana tras los aranceles impuestos por Donald Trump, pero el mayor desafío será evitar que esto afecte el bienestar de las familias mexicanas, explicó el diputado Alfredo Ferreiro Velazco, coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Encuentro Social.

Para el coordinador del GPPES, la cuestión realmente importante no es comenzar una guerra arancelaria con Estados Unidos –ante su reciente imposición de aranceles para el acero y aluminio mexicanos-, si no asegurar la economía familiar, en especial la de los más de 50,000 empleados del sector exportador mexicano de acero y aluminio.

Por ello, instó a las autoridades pertinentes del gobierno federal a no sólo inmiscuirse en una guerra comercial, si no también a buscar soluciones que mitiguen el impacto arancelario en la economía interna de México.

Reconoció que la respuesta del gobierno Mexicano –imposición de aranceles a productos de Estados Unidos, principalmente comestibles- ha sido oportuna, “pero no aborda en lo absoluto las consecuencias que los aranceles estadounidenses tendrán en la economía interna”.

Varios ramos de la industria se verán afectados por los aranceles, principalmente los que utilizan dicho metal como insumo básico para su producción. En la actualidad, el sector de la construcción representa 61.5% del consumo del acero en la economía mexicana, seguido por el sector automotriz con 10.6 por ciento.

La industria automotriz aporta 3.5% del PIB nacional y 19.8% del PIB manufacturero.

El incremento en los costos de producir, a su vez se puede convertir en un incremento de los precios en tiendas o en recortes de personal que afecten a las familias, refirió el diputado Ferreiro Velazco.

“Las empresas que emplean estas materias primas para producir autos, inmuebles o electrónicos se podrán ver en la necesidad de aumentar los precios, generando inflación, o de disminuir su nivel de producción, generando despidos”, explicó.

Visto 66 veces

Mas noticias....