Banner 1080x130

 
  • El CNB invita a las empresas de blindaje a registrarse ante la DGSP.
  • Las empresas que no están debidamente inscritas pueden caer en malas prácticas y no hay garantía de calidad y durabilidad en los materiales balísticos que usan.
  • Si las empresas no cumplen con esta inscripción no deberían tener derecho a licitar y a proporcionar servicios a instituciones gubernamentales. 

Ciudad de México, 1 de septiembre de 2021. El Consejo Nacional de la Industria de la Balística (CNB) invita a registrarse a las empresas de blindaje, que actualmente no cuentan con Autorización ante la Dirección General de Seguridad Privada (DGSP), dependiente de la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), el cumplir con este registro servirá para dar certidumbre y seguridad a los
clientes que contratan sus servicios y/o compran sus productos de blindaje para  proteger la vida de los usuarios. 
 
El propósito de que las empresas se registren ante dicha autoridades es que cumplan con las normatividad vigente, que puedan ser supervisadas y demostrar que los materiales que venden o utilizan están certificados bajo los estándares nacionales e internacionales; asimismo que garanticen que su personal está debidamente registrado en el padrón, que para tal efecto ha determinado la autoridad, y finalmente que lleven a cabo una competencia legal y no caigan en malas prácticas.
 
“En el CNB estamos promoviendo que todas las empresas de la modalidad de blindaje se registren y obtengan su autorización respectiva. Hemos notado que también la autoridad está muy interesadas en que las empresas de blindaje estén debidamente registradas a efecto de que puedan ser sujetas a normatividad y revisión; además de que sus trabajadores estén suscritos de manera legal y se tenga un control de su personal directivo, administrativo y técnico”, señala René Fausto Rivera Arózqueta, presidente de la comisión ejecutiva del CNB.
 
Rivera Arózqueta agrega que en el CNB están muy interesados en difundir la cultura de la legalidad y destaca que existe un desconocimiento por parte de algunas empresas de blindaje en algunos temas, por ejemplo, que la actividad de blindaje automotriz es la única que, sin importar el lugar en que se encuentre instalado o si tienen o no sucursales, deben estar registrados a nivel federal porque la Dirección General de Seguridad Privada es la que otorga los hologramas que certifican que el vehículo fue blindado por una empresa legalmente establecida y bajo la normatividad vigente.
 
“Sabemos que dentro del blindaje existen diversas modalidades como blindaje arquitectónico, automotriz, táctico y corporal, así como comercializadores de materiales balísticos y fabricantes. Hemos tenido acercamientos con la autoridad y la posición de la Unidad de Política Policial, Penitenciaria y Seguridad Privada es que todas las empresas mencionadas anteriormente deben estar debidamente registradas”, comenta René Fausto Rivera.
 
Dicho registro sirve para que no existan actividades contrarias a la ley porque, cuando se tiene una empresa registrada legalmente, se está obligado a emitir reportes mensuales y semestrales ante la autoridad y se puede demostrar a los clientes que se tiene la autorización para la instalación y comercialización de sistemas de blindaje en vehículos automotores o bien que se cuenta con la autorización para la venta de materiales balísticos o sistemas de blindaje arquitectónico 
 
El CNB también hacen un llamado a las instituciones gubernamentales para que, cuando tengan requerimientos de blindaje, adquieran  dichos productos con empresas legalmente registradas ante la DGSP. 
 
En el caso de CompraNet – sistema electrónico de información pública gubernamental en materia de contrataciones públicas –, se sugiere que para aquellas licitaciones en materia de blindaje automotriz, arquitectónico, corporal, etc., uno de los requisitos debiera ser que las empresas oferentes estén registradas e impedir la participación de aquellas que no lo están. 
 
Por su parte, Ignacio Baca Torres, secretario y presidente de la comisión de blindaje corporal, argumenta que un órgano que le compra a una empresa no registrada avala la compra de productos sin garantía y pone en riesgo la vida de personas.
 
Todos los años, gobiernos municipales, estatales y federales hacen licitaciones, por ejemplo, de chalecos balísticos y blindaje corporal, pero si la empresa no tiene registro no se puede saber si estos productos funcionan o con qué tipo de material fueron fabricados. Además, no es una situación pareja en cuanto a la competitividad y se puede caer en malas prácticas.
 
Ignacio Baca comenta que las empresas que no se han querido registrar ante la DGSP han señalado diversas excusas, entre ellas: “que es alto el costo del registro, que no tienen porque cumplir con todos los requisitos cuando ellos solo operan en una entidad federativa, que con la autorización estatal ya no requieren de la autorización federal o bien porque no quieren meterse en el tema burocrático. Otra es porque son negocios de oportunidad, es decir, empresas que de pronto aparecen porque tienen una relación específica o especial con alguna dependencia del gobierno”.
 
Agrega que cuando se compra algún producto, por ejemplo, chalecos blindados a estas empresas sin registro, hay un gran riesgo de que, si sucede algún problema, no haya quien responda por la garantía del producto adquirido.
 
“Todo producto debe tener una garantía, por ejemplo, las empresas que están dentro del CNB ofrecen una garantía que va de acuerdo al tipo de producto o servicio ofrecido. El hecho de que las empresas estén debidamente registradas, las obliga a mantenerse activas, por lo menos, el tiempo en que están otorgando esa garantía. En el caso del blindaje corporal solo hay unas 15 empresas registradas”.
 
Explica que algunas empresas solo son distribuidoras que importan sus productos de alguna parte del mundo y, sin registro, no hay forma de que se responsabilicen por los productos fallidos; aunque hubiera una garantía por parte de la empresa fabricante, ésta se encontrará fuera del país.
 
Daniel Portugal, asesor y tesorero del CNB, aclara que “la situación es, que según algunos distribuidores de materiales balísticos, la ley no les exige que estén registrados ante la DGSP (lo cual es falso) y que sólo aplica para los fabricantes de materiales balísticos. La verdad es que tanto los fabricantes, distribuidores y comercializadores deben estar debidamente inscritos lo cual habla del profesionalismo de las empresas”.
 
Explica que en el CNB invitan a las empresas a que obtengan el permiso de Dirección General de Seguridad Privada, dependiente de la SSPC, para tener más legalidad y, sobre todo, credibilidad y confianza con los consumidores, además de evitar suspicacias.
 
“Con estas acciones también tratamos de evitar que cualquiera pueda tener acceso a material balístico que, se supone, es nada más para las fuerzas armadas, fuerzas del orden público o para quienes pueden comprar un blindaje legal”, advierte.

Por último, indica que las empresas que forman parte del CNB cumplen con toda la normatividad y trabajan con materiales certificados, eso hace toda la diferencia para los clientes y usuarios.
Visto 196 veces