lang-lab-banner.jpg

 

SITT300x100-06

BCeconomiaFam

Banner-Seguro-Me-Divierto-200x200

Noticias destacadas Internacionales

  • La línea de ropa de Ivanka se maquila en diversas naciones asiáticas

Durante y luego de su campaña rumbo a la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump garantizó que reactivaría la economía del país mediante la centralización de la producción, por lo cual amenazó a algunos aliados comerciales con retirar sus inversiones y castigar a los empresarios que busquen enfocar su producción otras naciones.

Sin embargo puede que al presidente electo le caigan bien algunas lecciones prácticas, con algunos de sus familiares, sobre la dificultad de reavivar los sectores de la industria.

Y es que la línea de ropa de su hija Ivanka, con un valor de 100 millones de dólares, se cose en países asiáticos gracias a un convenio de licencia con G-III Apparel Group, la cual pasó de fabricar abrigos en el Distrito Textil de Nueva York a convertirse en un fabricante de alcance global.
Por eso en caso de que las amenazas de su padre, quien ha declarado una guerra comercial contra China, sean cumplidas, la firma de Ivanka quedaría contra las cuerdas.

De acuerdo a estimaciones de consultoras especializadas, la fabricación de ropa en Estados Unidos sería mucho más caro, pues los costos de los productos se duplicarían, ya que el país ya no cuenta con la infraestructura ni con la mano de obra para la fabricación de indumentaria a gran escala, buena parte de la que sería automatizada, de todos modos.

Al respecto, Marshal Cohen, analista industrial jefe en NPD Group, sostiene que: "En los últimos 40 años no hemos hecho básicamente otra cosa que cerrar toda la producción. No es fácil volver a montarla, nos interesa, pero no hacemos nada al respecto. El costo de armarla es prohibitivo".

Hay que recordar que Trump ha prometido renegociar y hasta anular tratados comerciales que desfavorecen, dice, a los trabajadores estadounidenses.

Los empleos fabriles en Estados Unidos disminuyeron 37 por ciento desde su pico en 1979. La mano de obra barata en el exterior bajó los costos para las empresas y acostumbró a los consumidores a productos de precios bajos. Hace apenas 16 años, el sector de la vestimenta fabricaba 50 por ciento de la indumentaria estadounidense en el hemisferio occidental.

Ante la disyuntiva, la marca Ivanka Trump quiere 'participar en la discusión' del aumento de la producción estadounidense, dijo la presidenta, Abigail Klem, en un comunicado por correo electrónico.

Con información de El Financiero

rdr

Visto 158 veces

Mas noticias....