banner-caliente

foto-robertos

foto-robertos

Noticias destacadas de cultura y espéctaculos

Pertenecientes a su colección permanente

 
** Una cesta tejida con fibras naturales y un caracol tallado en madera de palo fierro se suman a la conmemoración, este viernes 9 de agosto, del Día Internacional de los Pueblos Indígenas. TIJUANA, B.C.- Con motivo del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, instaurado el 9 de agosto por la ONU, el Centro Cultural Tijuana, organismo de la Secretaría de Cultura, exhibe como pieza del mes una cesta pápago de fibras naturales y un caracol seri tallado en madera de palo fierro.

Las dos piezas en exhibición proceden de grupos indígenas del vecino estado de Sonora y pertenecen a la colección de arte popular del CECUT; se muestran en el costado noroccidental del vestíbulo del edificio principal de la institución, justo al pie de la escalera que conduce al Centro de Documentación de las Artes y la Sala Carlos Monsiváis.
La cesta es un cuenco de unos 30 centímetros de diámetro, tejida con fibras naturales y confeccionada por “gente del desierto” o Tohono O’ odham, en lengua pápago. Se cree que los pápagos descienden de los hohokam, que vivían en el desierto desde tiempos ancestrales, de acuerdo con restos arqueológicos descubiertos en los márgenes del Río Gila que datan, los más antiguos, del año 1,000 de nuestra era.
El territorio pápago es una zona que se extiende a ambos lados de la frontera y buena parte lo ocupa el desierto de Altar.
En cuanto al caracol de palo fierro, fue elaborado por manos seris, otro grupo indígena de Sonora, hoy confinado a las islas Tiburón y San Esteban, pero que en tiempos antiguos se movía por todo el territorio del Estado. Autonombrados “hombres de la arena”, los seris han lidiado con la dureza de su entorno, como la madera oscura en que está tallada esta pieza de poco más de 30 centímetros de largo finamente tallada en forma de caracol.
Ambas piezas se exhiben como parte de la conmemoración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, fecha establecida desde 1982 por la Organización de Naciones Unidas para incentivar mejores condiciones de vida y difundir la importancia de los derechos de una población, en muchos casos, vulnerable.
Los pápagos y los seris son dos “de los más de 5,000 pueblos indígenas reconocidos en el mundo, lo que equivale al 5% de la población mundial, los cuales enfrentan varios desafíos comunes, a pesar de su enorme diversidad. El 15% de la población más pobre del planeta pertenece a los pueblos indígenas, lo cual dificulta el ejercicio de sus derechos humanos y de una vida digna; además de la búsqueda por el reconocimiento de sus identidades y formas de vida”, señala la ficha descriptiva de las piezas en exhibición.
Adicionalmente, este 2019, la conmemoración de la fecha coincide con la declaratoria, también por parte de la ONU, del Año Internacional de las Lenguas Indígenas, para poner “énfasis en el rescate, conservación y revitalización de las lenguas habladas por los pueblos originarios ante el riesgo de su desaparición. Perder una lengua indígena –lo que sucede cada dos semanas, de acuerdo con datos de la UNESCO de 2018– significa la pérdida de un sistema de conocimiento único e irremplazable”, advierte la ficha descriptiva.
Y remata: “En el CECUT se realizan varios esfuerzos por la preservación y promoción de las lenguas indígenas como son los talleres de enseñanza de náhuatl, kumiay, p’orhe (purépecha), así como el Diplomado de Literatura Mexicana en Lenguas Indígenas”.
A esos programas se añadió recientemente el lanzamiento de la convocatoria al Premio Nacional de Cuento en Lenguas Originarias Tetseebo 2019 que se entregará hacia finales de este mismo año, cuyas bases pueden ser consultadas en el sitio: www.cecut.gob.mx/convocatorias.
Visto 141 veces