banner-caliente

tuvotosehizovaler

foto-robertos

Noticias destacadas de cultura y espéctaculos

Alojada en la Sala 2 de El Cubo

** José María Velasco y Gerardo Murillo el Dr. Atl, dos de los paisajistas mexicanos más conocidos, marcan estilos contrastantes en la exposición "Paisaje: patrimonio e identidad".

TIJUANA, B.C.- Del conjunto de creadores que reúne la exposición "Paisaje: patrimonio e identidad", que ofrece el Centro Cultural Tijuana, organismo de la Secretaría de Cultura, destacan dos que por sus estilos contrastantes, casi antagónicos, establecen un contrapunto: José María Velasco y Gerardo Murillo, el Dr. Atl, según se puede apreciar en esta colección pictórica, montada en colaboración con SURA México y el Museo Franz Mayer.


Alojada en la sala 2 de El Cubo, la exposición permanecerá abierta hasta el 24 de marzo próximo y entre otros hallazgos posibles permite observar las notorias diferencias que separan a dos de los paisajistas mexicanos más conocidos por el público: Velasco y el Dr. Atl.
Además de ellos dos, la muestra pictórica incluye obras de Johann Moritz Rugendas, Guillermo Gómez Mayorga, Carlos Paris, Pedro Gualdi, Raymundo Martínez, August Löhr, Armando García Núñez, Carlos Orozco Romero, Luis Nishisawa, Jorge González Camarena y José Chávez Morado, entre otros autores, además de varias creaciones anónimas.
"Paisaje: patrimonio e identidad" incluye también cuadros de Joaquín Clausell, el padre del impresionismo en México: "Paisaje con agua" y "Tlalpan", así como un óleo de Rufino Tamayo, "Calvario de Oaxaca", firmado en 1921.
Pertenecientes a generaciones sucesivas, José María Velasco (1840-1912) y el Dr. Atl (1875-1964) representan concepciones y estilos no solo distintos sino contradictorios. Pese a los no muchos años que separaron sus vidas, Velasco es claramente un paisajista del siglo XIX, mientras que Murillo pertenece por entero al siglo XX; entre ambos se interpuso no solo el cambio de centuria, sino sobre todo la transformación que supuso la Revolución Mexicana y eso se advierte en los estilos con que acometieron sus paisajes.
Si Velasco es el paisajista de pinceladas suaves y tonos cálidos, muy apropiados para capturar "la región más transparente del aire", el Dr. Atl se muestra, por el contrario, como el pintor de la materia en su estado primigenio.
Pintadas con imperturbable suavidad de tonalidades diluidas, alejadas de toda estridencia estilística o cromática, las obras de Velasco transmiten al espectador una sensación de serenidad, en donde todos los elementos parecen existir en un clima de reposo que hace perceptible la mínima incidencia de la luz y permite que aun los objetos más diminutos sean visibles; en conjunto, las creaciones de Velasco ofrecen composiciones en las que todo parece envuelto en una quietud que facilita la admiración del paisaje en toda su plenitud.
No es gratuito, por lo anterior, que los cuadros de Velasco muestren vistas panorámicas, según se puede apreciar en cuadros como "Paisaje con vacas" y "Paisaje de Tlalnepantla", incluidas en esta exposición.
A diferencia de las sensaciones etéreas que producen las obras de Velasco, el paisajista mexicano del siglo XIX por antonomasia, los cuadros del Dr. Atl no solo marcan un agudo contraste en cuanto a formas y uso del color, sino que provocan sensaciones contrarias.
Distante de los tonos delicados de Velasco, el maestro Gerardo Murillo recurre a tonalidades firmes que remiten a la materia en su colorido primigenio, como si el artista buscara capturar las gamas cromáticas de la materia en estado virginal, como el magma recién expulsado de las entrañas de la Tierra.
Al fin vulcanólogo, no es casual que el Dr. Atl se abocara a pintar paisajes volcánicos y que lo hiciera con tonos encendidos, según permiten apreciar las obras "Paisaje con volcán Paricutín" y "Paricutín y Zapichu en erupción", que forman parte de esta exposición.
En suma, la muestra "Paisaje: patrimonio e identidad" ofrece ejemplos notables del paisajismo en México del siglo XIX al tiempo que permite apreciar los marcados contrastes que los separan de autores del siglo XX.
La exposición se compone de poco menos de un centenar de obras y puede ser visitada de martes a domingo de 10:00 a 19:00 horas, con costos de 48.00 pesos, entrada general; 27.00 pesos, niños; 29.00 pesos, maestros, estudiantes, afiliados al Inapam con credencial vigente y tarjeta Sé Turista en Baja California; 7.00 pesos, militares, policías y bomberos con credencial y sus familias. Los domingos la entrada es libre.

Para conocer el resto de nuestras actividades puede consultar los portales www.cecut.gob.mx, www.mexicoescultura.com o en www.facebook.com/cecut.mx.

Visto 95 veces