TI-edo2018-300x280

foto-robertos

Noticias destacadas de cultura y espéctaculos

 

** “La divulgación de la ciencia es para mí un compromiso social, la sociedad tiene el compromiso de cultivarse en los temas científicos, si tuviéramos una cultura científica y tecnológica mayor entre los ciudadanos, podríamos opinar de mejor manera sobre los temas más relevantes de nuestro diario vivir”, señaló el escritor.
TIJUANA, B.C.- Carlos Chimal, novelista y ensayista, presentó los libros De Fábrica de colores. La vida del inventor Guillermo González Camarena y Futurama. Literatura y ciencia a través del tiempo, del Fondo de Cultura Económica el pasado en el Vestíbulo de El Cubo del Centro Cultural Tijuana, Organismo de la Secretaría de Cultura.

“La divulgación de la ciencia es para mí un compromiso social, la sociedad tiene el compromiso de cultivarse en los temas científicos, si tuviéramos una cultura científica y tecnológica mayor entre los ciudadanos, podríamos opinar de mejor manera sobre los temas más relevantes de nuestro diario vivir”, señaló el escritor.
“Debemos saber de átomos, agujeros negros, galaxias de manera lúdica, sensible contando una historia, la divulgación de la ciencia debe tener un rasgo literario profundo, tensión dramática, pausa, que uno pueda llorar y reír. Pienso que con estos elementos literarios la gente lo puede aprender mejor”, explicó el autor.
De Fábrica de colores. La vida del inventor Guillermo González Camarena, aseguró que le han dicho “que han llorado, y se han reído, que lo han leído de un tirón, es una biografía que intenta enganchar al lector para conocer a un mexicano extraordinario, un innovador que además era mago, que amaba la historia de México”.
“Futurama. Literatura y ciencia a través del tiempo, es una novela que tardé muchos años en realizar, muy acuciosa, muy detallada, de uno de los primeros astrónomos de la Nueva España, un sabio del siglo XVII, que entendía la mexicanidad que se gestaba en esa época Caerlos de Sigüenza y Góngora, poeta e ingeniero”, abundó el literato.
“Me tocó participar como alumno en un seminario con Tito Monterroso y luego con Octavio Paz, quien siempre fue muy generoso conmigo, a Gabriel García Márquez le enseñé un poco de computación porque Villoro me pidió que lo ayudara”, fue una de las anécdotas que compartió con su público, integrado en su mayoría por estudiantes de bachillerato.
Para conocer el resto de nuestras actividades puede consultar los portales www.cecut.gob.mx, www.todocultura.mx o en www.facebook.com/cecut.mx.
Visto 115 veces

Mas noticias....