Banner 1080x130

foto-robertos

Noticias deportivas destacadas

Siguiendo los pasos de su padre, Rafael Alejandro Castañeda Díaz se convirtió en pelotero de Toros de Tijuana

TIJUANA, Baja California (TorosDeTijuana.com-Armando Esquivel) 8 de octubre del 2021 – Rafael Alejandro Castañeda Díaz dio el primer paso en busca de convertirse en beisbolista profesional al firmar ayer con Toros de Tijuana, luego de cumplir con su proceso en el área de desarrollo del conjunto.

 

El joven de 16 años es hijo del estelar pelotero "Chivigón" Castañeda y ahora se alista para abrir su propio camino en busca de seguir los pasos de su padre, quien falleció el año pasado luego una gran carrera de 19 años en la pelota mexicana como jugador y después como manejador.

La firma se llevó a cabo en las oficinas del estadio Chevron y el novel lanzador estuvo acompañado de su familia para este día en el que se convirtió en integrante de los campeones de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB).

Guillermo Armenta, gerente deportivo de Toros de Tijuana fue el encargado de darle la bienvenida al equipo y lo conminó a seguir trabajando de la misma manera en busca de alcanzar el sueño de jugar en Grandes Ligas.

"Rafael es un lanzador con un físico de mucha proyección, ya que mide un metro noventa", comentó Armenta. "Es un pitcher derecho que tiene un año y medio trabajando con nosotros y posee una recta que alcanza las 87 millas por hora".

Por su parte, el joven serpentinero nacido en Ciudad de México, pero avecinado en Tijuana, se mostró muy complacido al estampar su firma que lo liga a la organización tijuanense y aseguró que está consciente de que su camino apenas inicia en busca de su sueño.

"Es el primer escalón y estoy muy agradecido por esta oportunidad; sé que es el primer paso de muchos y hay que seguir trabajando muy fuerte para llegar más arriba", agregó.

Para Castañeda Díaz el besibol es algo que ha conocido desde sus primeros años de vida, ya que su padre fue su primer tutor e instructor durante sus primeros pasos en los diamantes.

"Todo esto se lo debo a mi papá, ya que sin él no hubiera hecho nada porque me entrenó desde muy chiquito y el me enseño el béisbol, como jugarlo, como mentalizarme, así que todo se lo debo a él", concluyó.

Visto 126 veces