banner-caliente

3erinforme

foto-robertos

 
 
Plaza Cívica
En el primer enfrentamiento entre el Estados Unidos de Trump y el México de López
Obrador, el país finalmente la libró bien. Aunque el acuerdo tiende a generalidades y
deja interrogantes en el aire, México finalmente eludió el arancel que hubiese afectado
aún más la economía nacional, evitó convertirse en tercer país seguro y logró la
reactivación de la ayuda estadounidense a Centroamérica; a cambio, mantendremos a
los solicitantes de asilo en el país y reforzaremos nuestra frontera sur. Sin embargo, el
acuerdo alcanzado también se sustenta en cimientos frágiles, tendrá previsibles daños
secundarios para el país y mucho dejó a desear la convocatoria realizada por el
presidente.
 
La crisis migratoria centroamericana, específicamente de centroamericanos
provenientes del Triángulo del Norte, tiene su principal causa en factores
propiamente internos de aquellos países, los cuales van desde sequías
particularmente graves y prolongadas, hasta estancamiento económico y una de las
tasas de homicidio más altas del mundo. Sin embargo, el que se encuentre en el poder
la derecha populista en la Casa Blanca, así como la izquierda populista en Palacio
Nacional, tampoco habían ayudado a solucionar la crisis. Por una parte, la actitud de
Trump de recurrir a la mano dura y castigar a Centroamérica al retirarles ayuda
económica solo prometía exacerbar el fenómeno migratorio (EUA invirtió entre 2017
y 2018 alrededor de 500 mdd en los tres países). Por otra parte, la ingenuidad de
AMLO al darles la bienvenida a los inmigrantes y prometerles oportunidades de las
que carecen millones de mexicanos efectivamente aceleró la inmigración. El acuerdo
alcanzado promete moderar esos excesos al reactivar la ayuda estadounidense y
reforzar con personal nuestra frontera sur, aunque existen serias dudas de la voluntad
estadounidense y la capacidad mexicana para cumplir los compromisos acordados.
 
El país aún tiene débiles capacidades institucionales en materia de seguridad. Lo
anterior ha quedado al desnudo ante la desbordada inseguridad en nuestro interior y
la falta de control migratorio en nuestras fronteras externas. Algunos analistas han
relacionado el incremento de la inseguridad a partir del año 2015 con la desviación de
personal policiaco a tareas migratorias ante la presión de la administración de Barack
Obama para detener los flujos migratorios. Si lo anterior es correcto, muy
probablemente se repetirá la misma historia, aunque ahora con tasas de inseguridad
más elevadas. Por otra parte, la excesiva centralización en materia de seguridad que
implica el proyecto de la Guardia Nacional no ayudará, ya que ha desprovisto de
incentivos para que los gobiernos locales construyan capacidades en la materia. Si las
Fuerzas Armadas han tomado un papel preponderante en el combate al crimen, de
esperarse que igualmente lo tomen en alguna medida en el tema migratorio, como
comienza a suceder.
 
Lamentable resultó que el presidente de la República no pudiese evitar llevar agua a
su molino ante las amenazas del presidente norteamericano. Aunque la negociación se
llevó inevitablemente por canales institucionales y la encabezó un político profesional
como Marcelo Ebrard, el evento cuasi-partidista para darle visibilidad al presidente,
así como los discursos abiertamente religiosos del líder evangélico Arturo Farela y el
padre Alejandro Solalinde, mucho mancharon lo que hubiese sido una muy buena
actuación de la administración lopezobradorista. La inquietud anterior se acrecienta
ante el enorme desinterés del presidente de la República por la política exterior del
país, observable en su inasistencia a la próxima reunión del G-20. Si México se
continúa aislando del escenario internacional, más fácil le resultará a Trump cumplir
sus amenazas.
 
Lo que recientemente sucedió entre México y Estados Unidos fue solo un primer
round de muchos que vendrán: porque se acercan las elecciones presidenciales
estadounidenses, porque nos será imposible en el corto plazo detener la inmigración.
¿Qué acciones de respuesta planean nuestros servidores públicos ante peores
escenarios? Solo esperemos que no pequen de ingenuos.
 
www.plaza-civica.com @FernandoNGE
Modificado por última vez en Miércoles, 12 Junio 2019
Visto 82 veces
Valora este artículo
(1 Voto)