TI-edo2018-300x280

foto-robertos

 
 
 
La pobreza y desigualdad han finalmente hablado. Los históricos lastres nacionales se
han manifestado en las urnas, prometiendo la entrante administración federal hacer
de ellos una prioridad. Sin embargo, aunque hay ciertas señales alentadoras en este
sentido, hay otras igualmente preocupantes que podrían augurar los desastres del
pasado.
 
Recientemente, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) presentó el
estudio “Derechos Humanos y Pobreza”, donde exponen a todo color el uso de los
programas sociales con fines de clientelismo político. Dos datos resaltan. El primero a
nivel federal: de un total de 232 programas sociales, solamente 20 llegan a más de 100
mil personas. El segundo a nivel local: de los 2 mil 538 programas sociales existentes,
solamente 128 cumplen con los criterios mínimos establecidos por el CONEVAL (por
ejemplo, la existencia de un documento normativo, asignación presupuestal específica,
reportes en cuenta pública, información básica disponible al público, etc.). Con lo
anterior queda claro que existen infinidad de programas sociales diseñados para
capturar a sectores muy específicos de la población, con una obvia falta de rendición
de cuentas. Sin embargo, esto se vuelve más ofensivo aún cuando apreciamos tres
datos más: poco más de 53 millones de mexicanos viven en pobreza (alrededor del
43% de la población), poco más de 9 millones de mexicanos viven en pobreza extrema
(alrededor del 7% de la población) (fuente: CONEVAL), y el 1% de los mexicanos
concentra el 36% de la riqueza nacional (fuente: CEPAL).
 
El rechazo de los mexicanos no solo se manifestó con el voto a favor de MORENA y en
contra de los partidos tradicionales, sino también y más específicamente en el repudio
a las políticas clientelares llevadas a cabo durante las campañas políticas,
probablemente algo nunca antes visto. Las reconocidas organizaciones de la sociedad
civil Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, Alianza Cívica y Data OPM presentaron un
 
estudio con motivo de las elecciones denominado “Encuesta Nacional Democracia Sin
Pobreza”. En él detallan que aunque 33.5% de los encuestados dijeron haber estado
expuestos a prácticas de compra de voto, poco más de la mitad rehusó las ofertas. ¿Y
cuál fue el partido que menos ofrecimientos hizo de este tipo? MORENA.
 
El Presidente-electo ha nombrado a María Luisa Albores González como titular de la
futura “Secretaría del Bienestar”, quien cuenta con cartas personales muy respetables
(un largo trabajo con comunidades indígenas) aunque cartas académicas y laborales
que no compaginan del todo con la naturaleza y tamaño del cargo. Asimismo, se ha
puesto especial énfasis precisamente en la reducción de programas sociales (a nivel
federal) con el fin de concentrar esfuerzos y recursos en los verdaderamente
importantes. Hasta aquí, el discurso es alentador. Sin embargo, existen dos cuestiones
que van en contra del espíritu de las declaraciones. La primera es la omisión de hablar
de la necesidad de profesionalizar la burocracia encargada de manejar dichos
programas, ya que es bien sabido y sobran ejemplos al respecto que, precisamente por
su carácter clientelar, la SEDESOL es un particular foco de atracción de cuadros
partidistas. La segunda es la figura de los coordinadores estatales, figura que
comentamos en este espacio anteriormente y que, en resumidas cuentas, exhala un
conocido tufo a política-electoral.
 
Tenemos que romper el ciclo de pobreza-clientelismo político: somos pobres porque
hay clientelismo político, hay clientelismo político porque somos pobres. Por primera
vez el electorado mexicano ha hablado claramente al respecto, y ya era tiempo. Si el
nuevo gobierno quiere realmente distinguirse de sus predecesores, la política social es
un excelente comienzo: los gobiernos anteriores pusieron la vara muy baja, es una
bandera política de MORENA, y las experiencias internacionales al respecto son claras.
Sin embargo, ahí está presente la tentación electoral: por el país y millones de
mexicanos, favor de no morder la manzana.
Visto 54 veces
Valora este artículo
(0 votos)