TI-edo2018-300x280

2doInforme-a

Fernando Núñez de la Garza Evia

Plaza Cívica
Los asuntos de los partidos políticos son los asuntos de México, y por ello son importantes sus respectivas vidas internas. Recientemente las autoridades electorales aprobaron lo que las bases priistas querían pero una parte importante de sus cuadros políticos rechazaban: la prohibición de la reelección de sus legisladores plurinominales. Lo anterior representa un error para el priismo, y la política mexicana en general.

La historia del ser humano es en una medida importante la historia de la búsqueda de los equilibrios. Hoy en día, en un mundo donde todo es masivo y los seres humanos tienen voz como nunca, resulta necesario equilibrar esa parte de la balanza con el cultivo de élites responsables y comprometidas. En la sede del poder popular por excelencia, el Congreso de la Unión, se necesitan encontrar igualmente esos equilibrios entre los representantes populares y los no necesariamente tan populares; entre los que tienen tendencia a estar menos preparados y los que tienden a estarlo más. Es decir, entre los legisladores uninominales y plurinominales.

Una de las recientes reformas políticas, la reelección consecutiva definida, tiende a un correcto equilibrio. Su anterior ausencia obstaculizaba la profesionalización de la carrera legislativa, y su reciente implantación permitirá a los legisladores (uninominales y plurinominales) adquirir mayor experiencia legislativa, incentivará el acercamiento del representante con sus representados, y disminuirá la dependencia del legislador con su partido político. Ni prohibición de la reelección, ni reelección indefinida: reelección, pero definida por doce años. Por otra parte, en el Congreso de la Unión vemos otro correcto equilibrio en la existencia de legisladores uninominales por una parte, y plurinominales por la otra. El Congreso estadounidense solo tiene los primeros y no los segundos, pero los más sabios y experimentados europeos tienden a tener ambas figuras. Por ejemplo, las cámaras legislativas en Alemania están compuestas en un 50% por legisladores uninominales y 50% por plurinominales, y ambos se pueden reelegir.

El problema radica en que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) acaba de prohibir la reelección de sus legisladores plurinominales, lo que va en contra de los intereses del partido y del país en general, aunque suene contraproducente. ¿Por qué? La esencia de la figura plurinominal radica en su elitismo, en que los partidos políticos tengan la posibilidad de asegurar a sus mejores cuadros un lugar en el Congreso de la Unión, en que aquellos que no son buenos para las campañas de calle tengan posibilidad de acceder al poder (que generalmente es el caso las personas más estudiadas). Y así ha sido en una medida importante, aunque también los partidos han abusado al haber colado por esa vía a personajes impresentables como Carlos Romero Deschamps, del sindicato de PEMEX. Pero tratar de arreglar el problema eliminando la reelección plurinominal es como tratar de curar a un paciente matándolo: la cura no está en la sepultura de la figura, sino en otros cambios como la eliminación del fuero o, sobre todo, haciendo posible una segunda boleta electoral para votar por los plurinominales (en la misma boleta los partidos tramposamente nos obligan a votar por uninominales y plurinominales, a diferencia de Alemania, que entrega dos boletas).

En un mundo presente donde la regla es la participación política masiva, necesitamos también de élites políticas preparadas. El sistema político mexicano se ha abierto correctamente a la participación política de millones de mexicanos, pero debemos también de alimentar el crecimiento de cuadros políticos bien preparados. La reelección representa ese camino, aunque la prohibición de la reelección de legisladores plurinominales en uno de los principales partidos políticos en México representa un paso falso. Por los abusos de unos pocos, la pueden terminar pagando algunos de los cuadros políticos más comprometidos con el país... y con ello, el país también.
www.plaza-civica.com @FernandoNGE

Visto 174 veces
Valora este artículo
(0 votos)