banner-caliente

3erinforme

foto-robertos

 
Expediente Político
Por.- Alfredo Calva
Señalábamos en la primera entrega el pasado cinco de mayo, que al
término de la ceremonia del impostado juramento de cumplir y hacer
cumplir todos los ordenamientos, Mirna Rincón Vargas flanqueada por su
selecto grupo de donceles, se lanzaron al asalto de la administración
municipal cuál botín conquistado a través del esfuerzo y la lucha electoral,
que llevo a la “Abeja Reina",- como la motejo el lider de la Cemup,
Alejandro Moreno Berry-, a conquistar la silla de la presidencia municipal
de Rosarito, lo que, de acuerdo a su obtuso criterio, le daba el derecho de
usufructuar y disfrutar del poder conquistado.
En cuanto pisó por primera ocasión el palacio municipal la tránsfuga del
PAN, de inmediato y de manera soterrada, diseñó, distribuyó, puso en
marcha y supervisó los programas de acciones de corrupción en las
diferentes dependencias asignadas a cada uno de sus preferidos,
confiando, en que cada uno de ellos cumpliera con las metas fijadas,
llevando a cabo éstas actividades con discreción, para mantener vigente
en la mente de los rosaritenses su falaz divisa “Yo no vengo a robar como
mis antecesores”.
La cascada de irregularidades y presuntas ilegalidades no tardaron en
registrarse, licitaciones fraudulentas (como la concesión para el arrastre y
almacenamiento de vehículos), adquisición de patrullas, equipo y
uniformes policiales a precios inflados, procesos de licitación para la
ejecución de obras y servicios amañados para favorecer al constructor y
proveedores preferidos, fraudes y extorsiones a quienes realizan
edificaciones, permisos de operación de fraccionamientos irregulares,
prescripciones de predios y casas habitación, entre otros.
Y que decir del audio que circula en las redes sociales, en el que se
escucha una conversación entre Mirna Rincón y su colaborador Ceja, en el
que la presidente municipal le instruye que acuda con ella para entregarle
 
un dinero que le reclaman, obviamente el interesado, presuntamente con
quien se negoció la venta de una plaza de base, pero que al ser removido
de su cargo, por actos de corrupción, exigía el reembolso del dinero
entregado, audio que por cierto Miguel Ángel Vila, actual Síndico
Procurador desdeño, en una acción de corrupción por omisión e
inamovilidad.
Durante mas de dos años, las trapacerías de los subordinados de Rincón
Vargas, han generado un caudal de bienes que solo quién los administra
sabe de su cuantía, patrimonio que se puso en riesgo el pasado tres de
marzo, cuando Mirna Rincón fue repudiada por sus correligionarios de
partido al no permitirle ir por la alcaldía en elección consecutiva, decisión
electiva que recayó en María Ana Medina Pérez, quién comprometió su
palabra, en caso de ganar la alcaldía, actuar en contra de la corrupta
administración de Rincón Vargas y de así requerirse, promover acción
punitiva judicial para ella.
Con el resquemor de haber sido menospreciada por sus copartidarios y
con la velada amenaza de la aspirante albiazul a la silla que ella ocupa,
buscó de inmediato el cobijo de la candidata de Morena, Aracely Brown
Figaredo, con quien pactó apoyo a cambio de inmunidad al término de su
gobierno, solo que cometió un error, la hoy alcaldesa electa podrá dejar
que se marche sin siquiera observar sus corruptelas, pero, no así el Síndico
Procurador electo, José Luís Zazueta, quien esta obligado por ley y además
no guarda empatía alguna por Rincón Vargas.
A la obligación legal para el Síndico Procurador, se suma la gran divisa de
los candidatos de Morena a los cargos de elección popular que estuvieron
en juego y que el hartazgo ciudadano les confió “combate y cero
tolerancia a la corrupción”, y el combate a la corrupción implica la revisión
exhaustiva a la administración que les antecedió, y la cero tolerancia, la no
permisividad en su gobierno de actos de corrupción.
Así qué, si Aracely Brown y José Luis Zazueta que asumirán funciones el
próximo primero de octubre, traen la voluntad de cumplir con su principal
promesa de campaña, Mirna Rincón Vargas, cuando concluya su gestión
seguirá viniendo de Tijuana a Rosarito al juzgado penal.
Y falta añadir la corrupción existente en la policía municipal, respaldada
por la primer edil.
 
Y mientras tanto….
Concluyó el conteo oficial de votos, sigue la entrega de constancias, e
inicia la lucha en los tribunales electorales.
Modificado por última vez en Lunes, 10 Junio 2019
Visto 109 veces
Valora este artículo
(1 Voto)