Imprimir esta página
 
Sí, el coordinador de la campaña a la gubernatura del estado en Playas de
Rosarito por Morena, Fernando Serrano García, repudió la oferta de apoyo
político de la actual presidente municipal de esa demarcación, la panista
Mirna Rincón Vargas, por considerar que el ofrecimiento era nocivo a las
aspiraciones de su candidato, Jaime Bonilla Valdéz, por la pésima imagen y
desaprobación ciudadana que arrastra la edil, la abanderada de su partido a
la alcaldía Aracely Brown Figaredo, hizo de lado los escrúpulos y ética
política, se colude y abraza la ayuda de Rincón Vargas.
Lo anterior, quedó oficializado ayer miércoles 24 de abril, en una reunión con
la aspirante morenista a la que Rincón Vargas envió a lo más selecto de sus
colaboradores, en su mayoría militantes del PAN, a que se pusieran a las
órdenes de Brown Figaredo y su coordinación de campaña, para que, sin
perdida de tiempo, realicen labores de proselitismo electoral en favor de la
candidata de Morena.
La perfidia política de Mirna Rincón hacia el organismo político que le ha
dado lo que ahora tiene y actualmente acumula, le brota el pasado tres de
marzo cuando en la contienda electoral interna realizada por el PAN para
seleccionar a su candidata a la alcaldía, cuando es defenestrada por el
panismo rosaritense, al cobrarle las facturas de incumplimiento de acuerdos
y traiciones, y es derrotada por su oponente, María Ana Medina Pérez.
El rotundo fracaso electivo, que además le resulto oneroso a las arcas
municipales, por la compra de votos realizada por los operadores de Rincón
Vargas, no fue asimilado y aceptado por la proterva edil, quién de inmediato
inicia un procedimiento de impugnación ante las instancias correspondiente,
sin que hasta el momento el CDE del PAN o la interesada, hayan informado
sobre el respecto.
 
Es de destacar, que la instrucción de Rincón Vargas fue precisa, todo el
personal de confianza debería asistir al evento, bajo la consigna de quien no
acudiera sería removido de su cargo, y pese a ésta amenaza, hubo
empleados, especialmente de militancia panista, que ignoraron la orden
recibida, y hoy, a partir de las ocho horas, el Oficial Mayor, Oscar Lozano, les
exigió sus renuncias.
Si bien es cierto que Mirna Rincón no se presentó en el evento de rendición
de sus subordinados, la mayoría militantes del PAN, a los intereses de la
aspirante de Morena a sucederla, en la praxis, la primer mujer en gobernar a
Rosarito, está en franco contubernio y amasiato político con Aracely Brown
Figaredo, a quien avituallará con recursos humanos y económicos de la
administración municipal, a cambio de que Brown Figaredo si llegará a ganar,
le garantice impunidad en todas las acciones de corrupción que ha impulsado
y protegido desde el inicio de su administración.
Será interesante conocer las medidas punitivas que tomará el PAN a las
traiciones a sus candidatos, por la sumisión que han mostrado ante las
instrucciones en contra de los intereses político electorales albiazules que
Mirna Rincón Vargas ha girado.
La historia en éste sentido apenas inicia.
 
Y mientras tanto….
En el PRI rosaritense las traiciones, desaciertos y deserciones, son el pan de
cada día.
Modificado por última vez en Jueves, 25 Abril 2019
Visto 237 veces
Valora este artículo
(0 votos)