banner-caliente

3erinforme

foto-robertos

Expediente Político
Por.- Alfredo Calva
 
El TUCOL….
En el quehacer político son increíbles las historias que a diario se registran,
pero más increíble resulta, lo continuo que algunas de esas historias se
repiten.
Tal es el caso de la que protagonizaron hace tres años, en el proceso electoral
local del 2016, la entonces candidata del PRI a la alcaldía de Playas de
Rosarito, Laura Torres Ramírez, y el también en ese tiempo militante del
tricolor, Antonio Serret Rodríguez, quien coordinaba la campaña político
electoral a la diputación por el XVII distrito local de Mayra Robles Aguirre.
El día de la elección, se dice en los pasillos políticos, Serret Rodríguez trabajo
arduamente motivando y acarreando junto con sus auxiliares, el mayor
número de votantes posibles, con la finalidad de que emitieran su sufragio en
favor de su candidata a la legislatura, Mayra Robles, pero no, para quien
aspiraba a ser la primer mujer alcaldesa de Rosarito, Laura Torres. Ésos votos
y trabajo, por un acuerdo, fueron para quien abanderaba la causa del
panismo a la alcaldía, Mirna Rincón Vargas, quien finalmente resultó la
ganadora.
Han transcurrido casi tres años de ese pasaje, ambos personajes al igual que
muchos otros, sin ideología partidista definida, y vividores de la política,
brincaron del PRI al partido creado por el actual presidente de México,
Andrés Manuel López Obrador, Morena, en donde los militantes fundadores
y seguidores del famoso “Peje", los han adjetivado como “los morenistas
fifís".
Dado el triunfo avasallador de López Obrador y la proximidad de los comicios
electorales en la entidad para renovar la gubernatura, las cinco alcaldías y el
congreso local, los nuevos morenistas fifís, vislumbraron la oportunidad de
 
volver a vivir del presupuesto municipal y se aprestaron a apoderarse de las
candidaturas.
Por lo anterior, y por razones personales que nada tienen que ver con el
bienestar de la comunidad, Laura Torres Ramírez, acudió al llamado hecho
por las dirigencias nacional y estatal de Morena a través de una convocatoria
y se registro como aspirante a ocupar la candidatura a la alcaldía de Playas de
Rosarito, confiando, en que en ésta ocasión y por tratarse del partido del
presidente López Obrador, podrá lograr el triunfo en las urnas el próximo dos
de junio.
Ante esta acción y porque el rumor al interior de Morena señala, que la
candidatura a la alcaldía por disposición de la dirigencia nacional, se le
asignará a Torres Ramírez, Antonio Serret Rodríguez se dio a la tarea de
formar rápidamente el TUCOL (Todos Unidos Contra Laura), convocando a
todos los morenistas fifís que no quieren que Torres Ramírez obtenga la
candidatura a la alcaldía por no convenir a sus intereses y fines, para
impulsar a quien ellos consideran la mejor opción para sus proyectos debido
a su maleabilidad y que el pasado martes también presentó su registro,
Aracely Brown Figueredo.
Las denostaciones en contra de Torres Ramírez en las redes sociales por
parte de los integrantes del TUCOL, es evidente, la táctica es demeritar la
imagen publica de la aspirante entre los ciudadanos y obtener así que los
rosaritenses que lleguen a ser consultados por quienes llevarán a efecto la
encuesta que “definirá” para quien será la candidatura, otorguen opinión
desfavorable a la ex priísta.
En está repetición de la historia, ¿quién logrará su objetivo, Laura Torres o
Antonio Serret?.
Pronto lo sabremos.
 
Y mientras tanto….
Les guste o no, el prianismo obtendrá la mayoría de las candidaturas de
Morena, y la ausencia de liderazgo generará fisuras.
Visto 96 veces
Valora este artículo
(1 Voto)