TI-edo2018-300x280

2doInforme-a

 
Entre los integrantes del primer círculo de amistades del par de juniors que
cobran y operan en oficinas de palacio municipal en Tijuana, vástagos de
prominentes políticos panistas, Juan Manuel Gastélum Rivera y Víctor
Lagunes Peñaloza, comentan y festejan con la natural algarabía de aquellos
que están acostumbrados a que sus “papis" les den todo lo que piden y les
cumplan sus caprichos, los ataques cibernéticos que vienen realizando el par
de lapas del erario municipal, a portales y paginas en redes sociales de
medios de comunicación que se atreven a hacer señalamientos en contra de
las metidas de pata del “Patas" Juan Manuel Gastélum Buenrostro, alcalde de
Tijuana.
A los juniors, especialmente el descendiente del “Patas", las criticas acidas en
contra de su progenitor, ganadas a pulso por el edil, le incomodan y
molestan, ya que como buen hijo cuervo, ve en su procreador un estuche de
capacidades y habilidades que han sido puestas al servicio de la comunidad
tijuanense, ciudadanía, que en su mayoría no ha tenido la capacidad de
atender y entender el trabajo y sacrificio que a su favor desde el pasado
primero de diciembre del 2016, lleva a cabo tan bondadoso gobernante.
Además, si quieren continuar saboreando las mieles de vivir del presupuesto
y hacer negocios que le reditúen sustanciales dividendos como a su
progenitor, por otros dos años, debe de contrarrestar la información que
coloca a su padre como uno de los alcaldes de mayor proclividad a la
corrupción, ineficaz e ineficiente que hayan padecido los tijuanenses, quién
en el clímax de su cinismo, pretende ser reelecto como alcalde.
Ante la miopía ciudadana, alimentada por los medios de comunicación, o
cuando menos por la mayoría, el Junior “Patitas" fraguó una estrategia y se
propuso en compañía de su sicario y socio cibernauta, Lagunes Peñaloza,
 
llevarla acabo yendo en contra de aquellos medios y comunicadores
independientes que osen informar a los tijuanenses de los yerros, trapacerías
e ilegalidades cometidas por el “Patas", contando para ello como es
costumbre, con los recursos del gobierno municipal que a su libre albedrío
puede disponer, pues para eso es el hijo del “Patas" Gastélum.
Una de las acciones elucubradas dentro de su estrategia de combate en
contra de los comunicadores incomodos, trascendió entre sus allegados, es la
de “tumbar" de la internet o las redes sociales, los portales o paginas
informativas en las que se señalen las malas prácticas del “Patas" Gastélum,
o en su caso, a través de las redes sociales empleando perfiles falsos,
denostar a los comunicadores atrevidos que no han podido domesticar, ni
ofreciéndoles recursos económicos.
Para muestra con un botón es suficiente, debido a que el portal informativo
Blanco&Negro ha dado seguimiento puntual al mal gobierno ejercido por
Gastélum Buenrostro, acciones que en su oportunidad han sido
documentadas y dadas a conocer a la ciudadanía, lo que fue generando el
resquemor del “Patas" y su Junior en contra del informativo, agravios que se
fueron acrecentando a partir del pasado 18 de abril, cuando dieron a conocer
a la opinión pública el deslizamiento de tierra y derrumbe de viviendas de
Lomas del Rubí, manteniendo una cobertura permanente durante semanas
del evento, exponiendo la indolencia y valemadrismo del “Patas" ante la
desgracia de las ciento de familias que vieron con impotencia como se
derrumban sus viviendas.
Por lo anterior, y las historias de irregularidades cometidas por el “Patas" que
posterior a ese acontecimiento se han dado a conocer por el medio
informativo, y al trascendido de los allegados al “Patitas" y Víctor Lagunes, el
ataque cibernético de que fue objeto el portal de Blanco&Negro sucedido el
pasado 23 de julio, es consecuencia de la irá del “Patas" y los Juniors, acción
coercitiva que durante un par de días “borro" de la internet el portal
informativo, lo que generó que la empresa buscara, obviamente sin lograr
encontrar, las razones técnicas que les explicara el motivo de la falla.
Si con este tipo de acciones el alcalde y Juniors creen que desestimaran ante
la ciudadanía la labor informativa de los medios que no están bajo su control,
 
van a perder el tiempo y se llevarán una gran decepción, para quienes están
comprometidos con la sociedad para informarles del acontecer en sus
comunidades, éste tipo de agresiones no disminuyen ni un ápice el esfuerzo,
deseo y la voluntad de cumplir con ese compromiso, por lo que es
recomendable para el gobernante, de que solo termine su gestión y se vaya a
donde los residentes de Tijuana, no lo vuelvan a encontrar en un largo
tiempo y deseche su onanismo mental, la reelección.
 
Y mientras tanto….
La feligresía legislativa del Mesías bananero, pone en práctica el
gatopardismo parlamentario, cambiar para no cambiar.
Visto 106 veces
Valora este artículo
(0 votos)