fiestas de octubre

TI-edo2018-300x280

foto-robertos

 
No solo se encuentran hermanados por los lazos partidistas, sino también por
los visos de irregularidades y anomalías que practican soterradamente con
singular descaro en el DIF municipal del VII Ayuntamiento de Playas de
Rosarito, Yannet Sepúlveda Carreón directora de la institución y Armando
Magallanes el subdirector, quienes han logrado con gran empeño,
transformar a la dependencia, de un rostro humano del gobierno, en una
covacha con fétido aroma de corrupción.
Desde su arribo a la dependencia, luego de haber tejido una intriga en contra
de su antecesora Natalia Ángeles de la Mora, siseada zalamera y servilmente
al oído de la alcaldesa Mirna Rincón Vargas, para conseguir el cargo de
directora del DIF, Sepúlveda Carreón se distinguió por hacer espacios
laborales para familiares e incondicionales, ejemplo icónico lo es Armando
Magallanes, y de manejar el presupuesto de forma discrecional.
Es menester acotar, que Armando Magallanes cuenta con una mala imagen y
fama pública como funcionario municipal, gracias a su desempeño en el III
Ayuntamiento como director de Regulación Municipal y en el IV
Ayuntamiento, como regidor del Partido de Acción Nacional.
En consulta a fuentes al interior de la dependencia, indican que Yannet
Sepúlveda ha buscado atribuir sus malos manejos administrativos a Javier
Pérez, quien fungiera hasta hace unos meses como responsable del área
administrativa en el DIF, y que por solicitud a la alcaldesa Mirna Rincón
Vargas de la propia Sepúlveda Carreón, fue removido de su cargo, lo que
ayudó a colocar a un funcionario ad hoc a sus intenciones y acciones.
Por lo que respecta a la operatividad en la implementación de sus programas,
el DIF se ha visto mermada derivado de la remoción del personal
 
especializado y con capacidad para llevar a cabo los proyectos y programas
realizada por Sepúlveda Carreón, quienes fueron sustituidos por entes
ligados a Sepúlveda Carreón a través de los lazos familiares, filiales o
partidistas, lo que se ha reflejado en el subsecuente detrimento de la
dependencia y sus funciones.
De acuerdo a ciudadanos de diversas organizaciones no gubernamentales
consultados, el DIF municipal tuvo y mantuvo una curva ascendente en su
desempeño hasta la conclusión del IV ayuntamiento, a partir de éste, las
subsecuentes administraciones han mostrado un descenso en su nivel de
desempeño, lo que se ve reflejado en la percepción y opinión de los
rosaritenses.
Es tiempo de que la presidente del patronato y la misma alcaldesa, ya no
crean en las fábulas y zalamería que diariamente les sisea Yannet Sepúlveda
al oído, es hora de realizar una auditoría con un organismo externo -si
emplean a Sindicatura de nada servirá- para conocer a fondo la problemática
que vive la paramunicipal y conocer la verdad acerca de todas las leyendas y
rumores que circulan en los corredores de palacio municipal, sobre la
actuación y desempeño de Yannet Sepúlveda y su fiel coludido, Armando
Magallanes.
¿Se hará?.
 
Y mientras tanto….
Sigue obteniendo sin recato alguno, pingües ganancias el embaucador de
ciudadanos, Fidel Villanueva, a través de su crisol de estafas llamada
Anapromex.
Visto 62 veces
Valora este artículo
(0 votos)