fiestas de octubre

TI-edo2018-300x280

foto-robertos

Expediente Político
Por.- Alfredo Calva
La forma en que Mirna Rincón Vargas obtuvo la candidatura para competir
buscando la alcaldía de Playas de Rosarito, fue gracias a la reforma electoral
realizada por los integrantes de la XXI Legislatura del Estado en la que se
integro la llamada Ley de Paridad y obviamente, a una decisión cupular de su
partido.


La suerte le sonreía en ese entonces a la hoy alcaldesa de Rosarito, porque
además de la nominación panista para buscar la alcaldía, se aparejaba a este
hecho, gracias también a la Ley de Paridad si ganaba la elección, poderse
reelegir en el cargo, posibilidad que a través de sus cuasi quince meses de
gestión fue minando hasta desaparecerla.
El gobierno desarrollado por Rincón Vargas desde los primeros días se
caracterizó por notoria ausencia de liderazgo, capacidad y operación política
de la edil, acciones que erróneamente descansó descanso en un grupúsculo
de individuos cuyas habilidades solo consistían en ser excelentes lisonjeros,
zalameros, de insanas ambiciones personales y fuertes tendencias a la
corrupción.
A lo anterior, se suma el distanciamiento que mantiene con la militancia de
su partido, en donde no es apreciada por no considerarla integrante de la
grey rosaritense, al tipificarla como una panista tijuanense que vino a ocupar
un espacio político que no le correspondía, lo que ha generado una relación
álgida con sus partidarios, quienes han sido severos críticos soterrados de su
gestión gubernamental.
Su falta de liderazgo no ha permitido al interior del gobierno tener la
cohesión necesaria para transitar armoniosamente en el ejercicio
gubernamental, estos meses han sido de tropiezos y desaciertos en laaplicación y ejecución de las políticas públicas, lo que le ha resultado en la
integración y conformación de cotos de poder autónomos que han hecho con
sus responsabilidades y facultades, dependencias generadoras de
sustanciales ganancias extraoficiales, bajo la complaciente mirada e
indolente actitud de la alcaldesa.
A esta inamovilidad permisiva se adiciona la similar actitud del Sindico
Procurador, Miguel Ángel Vila, quien a la par con Mirna Rincón han
institucionalizado la corrupción en el gobierno municipal, tema que debe de
ser tratado y expuesto en posteriores entregas, pero que han logrado con
ello en cuestión de corrupción, colocar su gestión por encima de las
anteriores administraciones.
Y para complementar la ecuación de la deficiente y corrupta administración
que preside Mirna Rincón Vargas, hay que añadir la variable que representa
la decadente e inútil labor de los titulares de la dirección de comunicación
social que ha tenido, Manuel Meraz a quien despidió a finales de año pasado
e Ivan Hiram, actual titular, quien por cierto fue el responsable de esa misma
área durante la campaña electoral, ambos, carentes de la capacidad
necesaria para llevar a cabo una tarea que es imperante realizar en pos de
minimizar y en las más de las veces, maquillar los yerros cometidos y en los
que incurre un día si y el otro también Rincón Vargas y subordinados.
Lo anterior obviamente tiene sus consecuencias negativas que se reflejan en
el repudio ciudadano hacia la administración de Rincón Vargas, la imagen y
credibilidad de la alcaldesa esta en los niveles más bajos en las encuestas de
medición que se elaboran y dan a conocer, el rechazo es ya franco y notorio,
su interacción con los rosaritenses ha y es un fracaso.
Esta depreciación política ha causado que en el PAN ya no esté en su agenda
la reelección de Rincón Vargas, que ya estén observando otras opciones que
les permita ser competitivos en la elección del 2019, tomando en cuanta que,
la probabilidad de que por la referida ley de paridad en el municipio de
Rosarito de nueva cuenta coloquen a una mujer como candidata a la
alcaldía.
Nombres de militantes albiazules rosaritenses ya se manejan en los pasillos
de poder del CDE panista, tales como Fátima Manríquez, América Soto, MaríaAna Medina y Lilian Mendoza, para suplir la desgastada y rechazada figura de
Mirna Rincón Vargas, que les permita intentar mantener el gobierno
municipal, hecho, que cada día se ve poco probable.
Éste proceso e historia apenas inicia.Y mientras tanto….
Los tijuanenses ya integran sus grupos de autodefensa para proteger su
patrimonio e integridad física, ya que las autoridades por corrupción e
incapacidad no lo pueden hacer.

Visto 131 veces
Valora este artículo
(0 votos)