iee2018

banner-caliente

 

SITT300x100-06

Expediente Político
Por.- Alfredo Calva
La seria deficiencia para desempeñar su trabajo de Magdaleno Vázquez Luís, como director de la policía municipal de Playas de Rosarito, lo ha obligado a tejer una serie de patrañas en torno a los índices de inseguridad que se viven en el quinto municipio a fin de que la alcaldesa, Mirna Rincón Vargas, no lo saque de su nicho de confort y placidez en el que transita felizmente, mientras los rosaritenses cada día son victimas de los delincuentes.

La ausencia de capacidad mostrada por segunda ocasión en la misma posición y municipio de Vázquez Luis para combatir la inseguridad, le ha generado a los residentes de esa demarcación la sensación de temo que en los años aciagos del 2007 al 2009 vivieron, y aunque sus intentos por ocultar el incremento en los delitos que se han tenido desde su llegada al cargo son muchos, y entre ellos, el mentir a su jefa la alcaldesa, la realidad que se vive en el municipio lo evidencian.
Si se realiza un comparativo del comportamiento de la criminalidad en Rosarito en el periodo de enero a junio del 2016, cuando al frente de la Comuna estaba Silvano Abarca Macklis, un ente que junto a su director de la policía, Joaquín Olea, cedieron ante la delincuencia, con el mismo período de la presente administración, tendremos que en promedio la inseguridad a crecido en más de un cuarenta por ciento, solo en un delito tenido una disminución, y no por su efectividad en combatirlo, sino por que los ciudadanos han adoptado medidas de seguridad que les permitan salvaguardar su patrimonio, el robo a casa habitación.
De acuerdo a las cifras que maneja y mensualmente da a conocer el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública del Estado (CCSPE), que actualmente preside Juan Manuel Hernández Niebla, se establecen los siguientes parámetros:
Robo de vehículos con Joaquín Olea se registraban en ese entonces 234 unidades; con Magdaleno Vázquez van hasta en el mismo periodo 548 unidades. Robo a casa habitación con Joaquín Olea se registraron 278; con Magdaleno Vázquez van 178. Robo a comercios, con Joaquín Olea 57; con Vázquez Luis 79. Robos con violencia con Olea 37; con Magdaleno Vázquez 60 y en homicidios, con Joaquín Olea se tenían 32, en la presente administración 48.
Y, ni para que tratar lo referente a los secuestros y la privación ilegal de la libertad, en esos rubros no hay parámetros de comparación con la anterior administración.
Con base a lo expuesto, se muestra y demuestra que Magdaleno Vázquez Luis, no solo fue incapaz de cumplir su mediática e impensada promesa de que en un mes daría resultados, por el contrario, no ha podido ni mantener el índice delictivo que se registraba en el ultimo año de gobierno de Abarca Macklis, sino que se le ha disparado en más de un cuarenta por ciento.
La seria deficiencia laboral del director de la policía municipal es un factor de incidencia en la percepción ciudadana, el temor ya envuelve a la mayoría de los rosaritenses que con temor salen cada día a cumplir con sus tareas y responsabilidades de que al retornar a sus hogares no hayan sido objeto de vandalismo, o ser víctimas durante sus trayectos o en sus centros de trabajo de los delincuentes.
De acuerdo a la encuesta de recién publicación por parte del portal Plural.mx, en el quinto municipio los consultados no quieren saber de quien actualmente ocupa la silla del ejecutivo municipal en un proceso de reelección, y en parte, este sentimiento de rechazo se deriva de la percepción de inseguridad que tienen los rosaritenses.

Y mientras tanto....
Si los ejecutivos municipales no se aplican y enderezan sus gobiernos, el fracaso será al final de sus trienios, estrepitosos.

Visto 64 veces
Valora este artículo
(0 votos)