SITT300x100-06

4to Informe de Gobierno. B.C.

Banner-Seguro-Me-Divierto-200x200

Tijuana.- Invitados a la inauguración del cruce peatonal 'PedWest' y del Centro de Tránsito de la Avenida Virginia en San Ysidro, California, los discursos de los funcionarios mexicanos, Jorge Astiazarán Orcí alcalde de Tijuana y el subsecretario para América del Norte, Paulo Carreño King, dejaron en claro que para los gobernantes en nuestro país somos buenos para hablar bonito, pero no para hacer las cosas.

Ambos, señalaron la importancia de que la frontera entre Tijuana y San Diego cuente con instalaciones dignas, modernas y eficientes y claro está se referían a las del lado americano porque aquí, apenas alcanzó para construir un puente que más parece una atracción de un parque de diversiones que la vía por la que diariamente cruzarán miles de personas.

Las comparaciones son odiosas pero baste ver el puente que los norteamericanos edificaron para el cruce internacional en el aeropuerto y compararlo con lo que nuestro gobierno edificó para contactarse con el Ped West y la diferencia es abismal.

Según el subsecretario Carreño King, "el proyecto es una muestra del trabajo coordinado y pleno compromiso que ambos países tienen por su gente, al implementar un cruce moderno, seguro y promotor de movilidad ágil". ¡Sí, chucha!

El colmo de lo que hicieron del lado mexicano es que el puentecito ese costó 850 mil pesos, cuando cualquier maestro albañil lo hubiera hecho por menos de la mitad, pero se quedarían sin su moche la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y el Instituto de Administración y de Avalúos y Bienes Nacionales.

Hubiera sido mejor que le dijeran a los norteamericanos: Ok gracias por la invitación les quedó bonito el edificio y como dicen por ahí "pintar venado", aunque no creo ni por asomo que hubieran podido correr sin tropezar con las tablas que dejaron mal puestas a través del túnel de juguete.

Otros que se quisieron lucir fueron los de la Procuraduría de Justicia del Estado cuando trasladaron al señor Rafael N. padrastro del niño Usiel Alejandro Jiménez Hipólito, que está siendo procesado como presunto autor material del infanticidio, lo trasladaron con unas cadenas en pies y manos y atrás del pick up en que viajaba los escoltaba otro auto de la Policía Ministerial.

Cierto que el crimen es por todos los ángulos una atrocidad pero también es cierto que la misma dependencia que ahora presume de medidas extremas para el traslado de quien se presume es el homicida del menor, se niega a que la violencia intrafamiliar sea perseguida de oficio por falta de capacidad para atender las denuncias.

Es decir por un lado dice no poder y por el otro a sabiendas de que es un caso que ha llamado poderosamente la atención de la ciudadanía, exhiben prácticas policiales que no son parte de sus protocolos. Al menos a un servidor le ha tocado presenciar el traslado de los detenidos a la inspección médica y los agentes no se compartan de la misma manera.

En fin, ojalá Usiel ya sea un agelito más cuidando de la ciudad que no lo quiso defender y que el culpable pague por su delito.

Visto 1668 veces