foto-robertos

Araceli Brown Figueredo presidente municipal de Playas de Rosarito, no esta
dispuesta a entregar el gobierno aunque así lo decidan los votantes mañana
domingo seis de junio en las urnas, su enfermiza y nociva ambición de poder
no le permite entender y asimilar los sentimientos de repudio y resquemor
de sus gobernados con respecto a su gobierno y persona.


Lo anterior, esta generando entre la población un clima de tensión,
incertidumbre y temor y ni que decir de los candidatos y militantes de las
otras fuerzas políticas que también buscan el cargo de presidente municipal,
porque observan y vislumbran que Araceli Brown usará la fuerza de las
dependencias a su cargo para impedir que los votos de los rosaritenses que
en el 2019 la llevaron a la silla presidencial, de igual manera la saquen de la
alcaldía y le den su confianza a otra opción.
En el humor de la mayoría del colectivo rosaritense se encuentra presente el
sentimiento de enojo hacia Brown Figueredo por el gobierno desastroso que
realizó, el rechazo de los gobernados hacia su candidatura buscando la
elección consecutiva se siente entre los diversos sectores dela sociedad,
hartos de la frivolidad y egocentrismo de quien desde el inicio de su mandato
mostró y demostró la enorme equivocación que cometieron los que a través
del sufragio la erigieron alcaldesa.
Pero ella no esta dispuesta a dejar la presidencia municipal, así lo dan a saber
integrantes del primer círculo de colaboradores de Brown Figueredo, es por
ello dicen, que elaboró junto con sus subordinados un operativo de represión
que implementará a partir de las siete horas de mañana domingo seis, en
contra de sus opositores en la contienda electoral que se encuentran por
encima de ella, especialmente en contra del candidato independiente,
Fernando Serrano García, sin descuidar a los de MC, PAN, PRI, PRD y PES,
Erica Ortiz, Herlinda Pimentel y Laura Torres, respectivamente.

El operativo estará a cargo de su coordinador de campaña, Daniel Garduño,
quien además cobra en el desgobierno de Araceli Brown, como titular de la
Secretaria de Bienestar, de quien dependerán dos grupos cuya misión es
detener y reprimir a los integrantes de las fuerzas opositoras. El primer
equipo esta conformado por elementos de la policía municipal, y serán
comandados por el director de la corporación, Carlos Meza, bajo la clave de
"Conejo".
El grupo de civiles que se dedicaran a las agresiones y represiones en contra
de los militantes y simpatizantes de los opositores, quienes actuaran bajo las
ordenes directas en campo de Arturo Ríos, un empleado de la dirección de
Inspección y Verificación.
Y mientras los represivos de la policía y civiles llevan a efecto sus consignas,
Araceli Brown y Daniel Garduño, llevarán a votar a todos los ciudadanos que
les acepten el dinero que están ofreciendo por sufragio, cantidad que fluctúa
entre los 500 a los mil pesos, y obviamente a todos aquellos ciudadanos a
quienes mantienen bajo amenaza de actuar en su contra a partir del lunes
próximo, sino emiten su voto en favor de Brown Figueredo.
Los caudillos de esta operación de acarreo de ciudadanos recae en
empleados de los gobiernos municipal y del estado, Edgar Robles, director de
Inspección y Verificación, Víctor Tlalseca, subordinado de Edgar Robles, Karim
Casillas, trabajador en la dirección de Obras Públicas, Félix Ochoa
Montelongo, actual regidor en el VIII Ayuntamiento de Rosarito e
incondicional de la alcaldesa, Ernesto Díaz, delegado de Bienestar del estado
en Rosarito, y Renato Gallegos, empleado del sistema educativo del estado, y
sin faltar por supuesto, el dirigente de taxistas, ex Oficial Mayor del VIII
Ayuntamiento y candidato a Síndico Procurador en la fórmula que encabeza
Brown Figueredo, Jaime Ibarra.
Para Araceli Brown no hay continuidad en la alcaldía, ella lo sabe, se niega a
aceptarlo, su oligofrenia no se lo permite, y no le importa violentar el
proceso democrático que se vivirá mañana, lo que interesa es arrebatar el
triunfo y si para ello tiene que pasar por encima de las instituciones y los
ciudadanos lo intentará, y esto lo saben en el gobierno que encabeza Jaime

Bonilla, veamos y estaremos al pendiente, si el titular del ejecutivo estatal
pone a disposición de Araceli Brown a la Fepade y al TEE.

Y mientras tanto....
Están haciendo llamadas telefónicas invitando a votar por Araceli Brown a
cambio de mil pesos, aprovechen......

Visto 159 veces
Valora este artículo
(1 Voto)