foto-robertos

Expediente Político
Por.- Alfredo Calva

Concuños incomodos....
Aún no solicita licencia el alcalde Arturo González Cruz al cabildo del XXIII
Ayuntamiento de Tijuana para ausentarse de su responsabilidad y sea
llamada su suplente Karla Ruíz Macfarland, para suplirlo en el cargo y ya el
esposo de esta, Gabriel Portilla y su cuñado, Jorge Larreu, quien esta casado
con su hermana Katia, se dedican a localizar personajes a quienes ofrecen
colocarlos en dependencias que les interesan usufructuar, así como


proveedores que acepten contratos a cambio de la entrega de sustanciales
agradecimientos.
Para estos personajes, que algunos cercanos que conocen de sus intenciones
ya los visualizan como los futuros concuños incomodos, el tiempo que resta
al gobierno municipal debe de ser aprovechado a lo máximo,-dan por un
hecho que González Cruz no retornara a su responsabilidad-, así que, los
poco más de siete meses que faltan para el cambio de administración deben
de ser aprovechados al máximo y obtener jugosos resultados.
Dependencias como las direcciones de Obras y Desarrollo Municipal,
Alcoholes, Control Urbano, Inspección y Verificación, Talleres Municipales, se
encuentran en el menú que el dúo Portilla-Larreu ofertan a quienes
consideran pueden cumplir con sus exigencias a cambio de colocarlos como
titulares de las mismas.
De igual forma, buscan a proveedores de todos los rubros, especialmente
combustibles, con quienes puedan pactar acuerdos en los que se establezcan
los compromisos de que, a cambio de la entrega de contratos para que
ministren sus productos y servicios al gobierno, ellos les harán llegar jugosas
compensaciones por las deferencias a su favor.
Para lograr su objetivo, el dúo Portilla-Larreu requiere del respaldo
incondicional de la consorte y futura alcaldesa en funciones, una acción que

Gabriel Portilla da por hecho, y de llegar a ser así, este se hará manifiesto a
partir de que Karla Ruíz rinda protesta y asuma el mando del gobierno.
Se avizora que tras el retiro de Arturo González Cruz del gobierno para
atender asuntos de índole personal y familiar si lo autoriza el cabildo, y el
arribo de nueva cuenta a la administración de Karla Ruíz Macfarland como
alcaldesa de Tijuana, la administración municipal sufrirá sustanciales cambios
en el trabajo que ha venido realizando, cuando menos en las dependencias
que coopte el dúo Portilla-Larreu, que tendrán un cambio drástico en el
rumbo y sentido de su actuación.
Pronto lo veremos.

Y mientras tanto....
La diputada local por Morena, Montserrat Caballero, deja en claro que no es
incondicional del gobernador Jaime Bonilla. Sino que es su subordinada.

Visto 316 veces
Valora este artículo
(1 Voto)