SITT300x100-06

BnBcCrece380x250

Banner-Seguro-Me-Divierto-200x200

Tijuana.- Aunque el título pareciera una broma, fotografías captadas por algún interno del Centro de Readaptación Social de El Hongo muestran como internos en ese lugar beben alegremente y hasta presumen tener un teléfono celular, cuando de acuerdo a las autoridades el consumo de bebidas embriagantes y el uso de aparatos telefónicos está estrictamente prohibido para la población carcelaria.

Actualmente el Centro de Reinserción Social (CERESO) El Hongo II se encuentra en proceso de re acreditación por parte de la Asociación de Correccionales de América (ACA) por cumplir con los estándares establecidos por el organismo. Sin embargo las canonjías a los internos, que no se pueden entender sin la participación de las autoridades que las atienden parece que están vigentes y las fotografías así lo muestran.

Aunque se desconocen los nombres de quienes aparecen en la fotografías que fueron enviadas vía digital a la redacción de Tijuana Informativo, pero la fiesta que ahí se exhibe dista mucho de lo que afirma Daniel de la Rosa Anaya Secretario de Seguridad Pública en Baja California cuando hace unos días afirmó que el Sistema Penitenciario de Baja California es de los mejores dentro y fuera del país.

Es más, contrario a su afirmación, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) denunció que las autoridades de los reclusorios, entre ellas la de Baja California por hacer caso omiso de su exigencia de que se prohíba el uso de teléfonos celulares en los penales. Por el contrario, esto continúa como parte de los privilegios con que cuentan los reclusos a partir de la corrupción y tolerancia de custodios y funcionarios.

Si a la prisión de El Hongo es posible introducir teléfonos y botellas de licor ¿qué más puede entrar?, Quizá por esto se explica en parte los altos índices de adicción entre los reclusos. ¿Quién gana con este ingreso a todas luces ilegal?, ¿Quién controla este comercio?, ¿Quiénes lo solapan?

Visto 6176 veces